sábado, 15 de noviembre de 2008

Dolor cervical

"LAS CERVICALES"

Pese a los contínuos avances de la Medicina, Biología Molecular, Técnicas de Imagen o “Barbies” que se hacen pipi y caca, hay procesos, como el dolor cervical, que siguen siendo un reto para los médicos.

La columna cervical tiene una extraordinaria movilidad. Es el tramo osteoarticular más complicado del organismo: 37 articulaciones que permiten la conjunción de movimientos de la cabeza con el tronco y colabora con la función de los sentidos (ojos, oído, nariz y lengua). El cuello se mueve más de 600 veces cada hora (y si va a un partido de tenis.....ni se sabe). Ninguna otra porción del sistema musculoesquelético está sometida a un movimiento tan continuado. No es de extrañar que la gente sufra de "las cervicales", pero lo que sí sorprende es que no se haya podido establecer una correlación entre los dolores, síntomas y síndromes que se atribuyen a la región cervical y sus alteraciones anatómicas, anatomo-patológicas y/o su traducción radiográfica. El dolor se interpreta según los diversos autores y especialistas como de origen discal, o bien secundario a desequilibrio muscular, defectos posturales o de origen psicógeno, dado que no existe ninguna prueba de que una determinada alteración radiológica sea el origen del dolor.

Porqué esta entidad es importante:
• Por su frecuencia. A ver, que levante la mano al que nunca le haya dolido el cuello. El dolor cervical es uno de los motivos más frecuentes de consulta en la práctica clínica: el 35% de la población puede recordar haber experimentado dolor cervical. El dolor cervical suele ser leve, aunque a veces muy persistente.
• Por ser causa de sufrimiento.
• Por la incapacidad resultante en algunos casos.
• Por lo costos de los tratamientos, muchos de ellos con falta de criterios médicos y practicados por terapeutas no cualificados.

El dolor cervical se puede definir como: malestar vago y continuo en la nuca con áreas dolorosas mal delimitadas hacia occipucio, hombros e incluso extremidades superiores y con intensidad que puede fluctuar entre dolor discreto (sólo al mover el cuello) hasta dolor intenso e insoportable ante cualquier intento de movilización.

La movilidad suele estar limitada con dolor más o menos intenso al forzar los extremos del movimiento (especialmente al mirar a los/las mozos/mozas buenorros de nuestro entorno). Con frecuencia el cuadro es agudo con presencia de dolor, contractura (músculos duros) y disminución de los movimientos. Menos común, pero de mayor gravedad, es la afectación de los nervios que pasan por detrás de los discos cervicales.

El origen más frecuente es el musculoesquelético: artrosis, patología discal y las contracturas musculares. Menos frecuentes, pero de mayor transcendencia, son las afecciones por inflamación de las articulaciones que se producen en enfermedades como la Artritis Reumatoide y la Espondilitis Anquilosante. Muy excepcionales son las infecciones y los cánceres pero, no se preocupe porque, es más fácil que le toque el Gordo de Navidad a que la causa de su dolor cervical sea por una infección o un tumor.

¿Qué le explorará el médico:
Depende del médico al que vaya porque, si va al ginecólogo, seguramente no le explorará la cervical sino medio metro más abajo.
Si va al reumatólogo probablemente le hará:
• Flexión cervical: le acercará la barbilla al pecho.
• Extensión: le separará la barbilla del pecho o simplemente le engañará diciendo “mire el pajarito volando”.
• Rotaciones: le hará mirar a ambos lados, aunque no haya nada interesante que ver.
• Inflexiones laterales: doblará el cuello a un lado y a otro manteniendo la mirada al frente.
• ¿No se acuerda de la niña del exorcista?. Esa no padecía de las cervicales, pero se ponía de fea.
• La amplitud de movimientos disminuye con la edad.

El médico precisa:
• La localización del dolor.
• La irradiación (hacia dónde va el dolor y, si se va directamente al bar....seguro que no es importante).
• Los factores que empeoran o hacen reaparecer el dolor.
• La forma de aparición o presentación (si fue al mirar fijamente, con reiteración y premeditación el culete de la vecina, no lo diga delante de su mujer si no es en presencia de su abogado).
• La posible presencia de transtornos neurológicos: pinzamiento de raíces por una hernia de disco.

¿Le van a realizar alguna prueba?
Si tiene 18 años y acaba de terminar COU, le harán la prueba de la Selectividad pero por “la cervical”, no necesariamente ya que, el interrogatorio y la exploración clínica diagnostican el proceso. De indicar alguna es la radiología, que es útil para visualizar posibles anomalías vertebrales o bien signos degenerativos (osteofitos o artrosis). Suele servir de poco ya que, a partir de los 45 años, se puede observar artrosis en cualquier persona, aunque no tenga dolor cervical. Cuando la clínica y/o radiografías no son concluyentes en el diagnóstico de hernias discales o cabe la posibilidad de tratamiento quirúrgico, sólo entonces se solicitará una prueba de imagen de gran resolución:
• Tomografía Axial Computarizada (TAC) que tiene una alta resolución para ver hueso siendo una técnica excelente para el estudio de articulaciones complejas.
• Resonancia Magnética Nuclear (RMN) que evalúa sobre todo partes blandas del Aparato Locomotor ofreciendo gran calidad en el contraste entre partes blandas y en la obtención de imágenes en las tres dimensiones del espacio. Inconvenientes: su elevado coste económico que obliga a seleccionar los pacientes en función de sus síntomas y un elevado índice de falsos positivos en la detección de hernias discales (hasta un 65%), que la convierten sólo en una prueba confirmatoria, siendo significativos sus hallazgos solamente en presencia de signos y síntomas herniarios.

Qué hay que saber sobre los discos cervicales. Los discos intervertebrales son como un almohadillado existente entre una vértebra y otra que sirven como amortiguadores. En la columna lumbar se pueden salir de su sitio (hernia de disco) y pinzar los nervios dando la famosísima ciática (que Dios la tenga en su gloria). En la columna cervical, aunque pueden existir también hernias discales, es mucho más difícil que éstas pincen los nervios cervicales por lo que raramente hay una “ciática” de los miembros superiores. Cuando se producen, son unilaterales y cursan con síntomas sensitivos (hormigueos y dolor del cuello irradiado hacia uno de los miembros superiores). Pocas veces se pierde fuerza. La evolución suele ser autolimitada en semanas. El tratamiento nunca es quirúrgico, salvo que exista una parálisis severa.

Los vértigos o mareos merecen una consideración especial por la frecuencia que son referidos. Los pacientes tienen gran dificultad para explicar esta sensación "voy andando como si estuviera borracho/a". Pueden aparecer en muy diversas patologías: otorrinolaringológicas, neurológicas, cardiocirculatorias, cervicales, tóxicas y psicógenas. En el ambiente reumatológico es común la observación de una forma poco grave de mareo o vértigo: se trata en general de mujeres con dolor en la nuca, dolores de cabeza, sensación de inestabilidad, hormigueos en manos y transtornos del sueño. La exploración de los oídos es normal. La causa se suele atribuir a "las cervicales" siendo el cuadro clínico similar a la Fibromialgia.

¿Qué tratamiento es el adecuado?
• En primer lugar la tranquilización, desdramatizando términos que posiblemente haya escuchado antes como "tiene artrosis cervical o tiene la columna hecha polvo" evitando exploraciones innecesarias que pueden reforzar una conducta dolorosa del paciente.
• Haga unos suaves ejercicios con el cuello, para mantener la flexibilidad y la movilidad. Antes de comenzar, es recomendable una ducha o baño de agua caliente para relajar la musculatura cervical. Los ejercicios debe realizarlos lentamente y con el mayor recorrido posible. En cada movimiento, mantenga la fuerza y la tensión, contando lentamente hasta el número 5. No haga el ejercicio que le ocasione dolor o incomodidad:
1. Extienda la cabeza hacia atrás todo lo posible.
2. Flexione la cabeza, tratando de aproximar la barbilla al pecho todo lo posible.
3. Manteniendo los hombros centrados y sin moverlos gire la cabeza hacia la derecha y luego hacia la izquierda, tratando de mirarse por detrás el hombro.
4. Flexione hacia un lado la cabeza, sin elevar el hombro, tratando de aproximar todo lo posi-ble la oreja derecha al hombro derecho y después la izquierda al hombro izquierdo.
5. Describa lentamente un círculo lo más amplio posible con la cabeza, primero hacia la dere-cha y luego hacia la izquierda.
6. Finalice con ejercicios isométricos para potenciar la musculatura. Trate de flexionar la ca-beza sujetándose la barbilla con la mano; extensión sujetándose la nuca con la mano y mo-vimientos de rotación y flexión lateral sujetándose la cara con la mano contraria al movi-miento de la cabeza.
• Pasear sin llevar peso y la natación, son los mejores ejercicios.
• Dormir en cama dura con almohada cervical o un rodillo debajo del occipucio en posición boca arriba (con un par de almohadas debajo de la rodilla si estuviese molesto), o de lado, manteniendo en este caso la columna cervical al mismo nivel que el resto de la columna y flexionando ligeramente las caderas y las rodillas. Recién levantado de la cama, después de horas de reposo, evite forzar el cuello, muévalo suavemente durante un par de minutos. En la ducha, aplíquese el agua caliente en el cuello durante unos minutos.
• Conducir el coche con el volante cercano de manera que los codos estén flexionados y casi tocando los costados, y las rodillas flexionadas.
• Evitar cargar pesos, y cuando se carguen, cargar de forma simétrica entre los dos brazos estando éstos los más cerca posible del tronco.
• Es recomendable el uso de lavadoras con carga superior y secadora, para evitar tender.
• Debe evitar coger cosas de peso que estén situadas por encima de su cabeza por lo que todas las cosas de uso frecuente deben estar a la altura de su cintura pecho o cabeza pero no enci-ma de ésta.
• Planche lo menos posible y, cuando lo haga, ponga una caja o un objeto similar, de unos 20 cm de alto, para apoyar un pie mientras plancha. Deberá cambiar de pie de vez en cuando. Como truco: usando secadora la mayoría de las cosas no se tienen que planchar y, las que necesiten planchado, se deberán usar más veces antes de lavarla, aunque se vaya un poco más sucio e incómodo.
• No haga las camas (cada miembro de su familia se puede hacer la suya).
• Adecúe la posición de la mesa, de la silla o del aparato que utilice, máquina, ordenador etc, a una posición en la que tenga que flexionar el cuello lo menos posible.
• Procure estar optimista y relajado; una sonrisa no deja de ser una buena fórmula para dismi-nuir la tensión muscular.
• Indicación de reposo local cuando el dolor es más agudo. Si es persistente se indicará collarín, duro o blando que suele mantentenerse entre 7-15 días. Cuando el dolor remite en intensidad, se puede pasar a tracciones ligeras.

La medicación suele ser poco eficaz para curar y pueden presentarse efectos secundarios. Si le molesta mucho se puede tomar:
• Analgésicos. La elección del analgésico depende de la intensidad del dolor y no del pronóstico de la enfermedad que lo produce. Eventualmente antinflamatorios. Ambos grupos farmacológicos deben ser pautados a las dosis necesarias para que sean eficaces.
• Tratamiento farmacológico (si se precisa) de los transtornos del sueño, depresión y ansiedad.

RECUERDE QUE LOS MEDICAMENTOS NO SON EL MEJOR TRATAMIENTO PARA LA CERVICALGIA.

11 comentarios:

Celadus dijo...

"Cuello roto" le agradece enormemente estos consejos, doctor ;).
Un abrazo.

Juan dijo...

Jajajaja, otro para tí Celadus, ex cuello roto.

Alberich dijo...

Aaayyy, Juan...aquí me has dao!!

Juan dijo...

jajajaj, Alberich, muy apropiado, jajajajajaja.

Portorosa dijo...

Oye, Juan, ¿te importa si te pregunto por la condromalacia rotuliana, que me trae por la calle de la amargura, intermitentemente, desde hace 15 años (no corro, ni en duro ni en blando, aunque corrí; y trato de fortalecer los cuádriceps, pero nada, de vez en cuando...)?

Gracias, y perdona que me hayas dado la mano y te haya cogido el brazo.

Juan dijo...

Portorosa: he preferido hacer una entrada completa sobre la condromalacia rotuliana. Espero que te sirva.

Para mí no es ninguna molestia. Cuando puedo echar una mano a alguien, quien más se enriquece soy yo.

Un abrazo.

Maica dijo...

Hola Juan; me ha gustado su explicación. Tendría una pregunta,yo sufro de cervicales, y cuando me duele el cuello se acompaña de dolor de cabeza ojos y de nariz, y un profundo aturdimiento es posible que esté relacionado con las cervicales o estos síntomas pertenecerían a otra patología. Muchas gracias

Anónimo dijo...

Hola Juan . Estoy interesado en leer el articulo sobre Espondilitis que citas, pero no conseigo saber donde esta.¿Como puedo acceder a el?
Gracias

jolabe dijo...

Hola Juan! me ha gustado el tratamiento humorístico que empleas en tus consejos, desdramatizando los temas, todo sirve de ayuda.
Me puedes indicar pautas a seguir en molestias de cervicales-hombro-brazo-dedos?.
-conviene practicar Pilates? lo hago y tengo dudas sobre si algunos movimientos donde las manos sufren bastante presión son adecuados.
-natación. En el estilo braza, utilizar el cuello.......?
-practicar bicicleta elíptica. Forma más adecuada.
Muchas preguntas…….
Agradecería tu ayuda.
Como no sé muy bien como funciona esto, te envío mi dirección:
aizpea2@hotmail.com

sileterna dijo...

Gracias por aliviar nuestro dolor con un buen sentido del humor. Me ha gustado mucho leer sus eplicaciones. Saludos.

sileterna dijo...

Gracias por aliviar nuestro dolor con un buen sentido del humor. Me ha gustado mucho leer sus eplicaciones. Saludos.