lunes, 11 de mayo de 2009

La píldora del día después

Al hablar de la píldora del día después (PDD) se pueden tomar en consideración cuestiones puramente científicas y argumentos de índole social o ética.

Cuestiones científicas
La PDD es un fármaco denominado Levonorgestrel, que en España se comercializa por dos laboratorios con los nombres Lornevo y Prostinor. Ambos llevan dos comprimidos de 0.75 mg de la sustancia.

El Levonosgestrel, además de tener un nombre muy raro, es un progestágeno, osea, una sustancia similar a la progesterona, la hormona que se fabrica fundamentalmente en la segunda fase del ciclo menstrual, cuya finalidad principal es preparar al útero para ofrecer todas las comodidades imaginables al embrión.

Pero bueno, ¿no es un método anticonceptivo?. Pues sí, además con una eficacia que ronda entre el 60 al 95%. Será más o menos eficaz dependiendo de si se tarda mucho o poco en tomar la primera dosis. Cuanto antes, más eficaz. A las 12 horas de la primera toma hay que tomarse la segunda. Se debe tomar dentro de las 72 horas después de la relación sexual (si la relación sólo ha sido verbal, no está indicada).

Este método no protege de las enfermedades de transmisión sexual.

¿Cuándo está indicada?
Está indicada como anticonceptivo de emergencia dentro de las 72 horas siguientes a haber mantenido relaciones sexuales sin protección o al fallo de un método anticonceptivo.

Mecanismo de acción
No se conoce bien como actúa. Se cree que ejerce su acción a tres niveles:
1. Impidiendo la ovulación. Si no hay óvulo, los espermatozoides no tienen nada que hacer y se suicidan. Si los espermatozoides son japoneses (que de todo hay en la viña del señor) hay pruebas de que se hacen el hara kiri.
2. Impidiendo la fertilización. El óvulo ya ha salido de la madriguera y los espermatozoides lo huelen y van como locos a por él, pero la PDD impide que entren en él.
3. Puede producir cambios en el endometrio que impiden que el embrión, que ya se ha formado, anide y se desarrolle. En este último caso se le podría calificar como abortivo.
Pero si la mujer ya estaba embarazada, y la pobre no lo sabía, no ejerce ningún efecto sobre el embrión ya anidado.

Modo de empleo


- Hay que tomarla con el estómago lleno.

- Durante el tiempo que se tome hay que evitar fumar, tomar café, té y bebidas de cola (esto último tiene premio).

- No se debe tomar alcohol durante esos días, puesto que puede bajar la eficacia del tratamiento.

- Existen algunos medicamentos que no se deben tomar junto con este tratamiento como barbitúricos (incluyendo primidona), fenitoína, carbamazepina, plantas medicinales con Hypericum perforatum (hierba de San Juan), rifampicina, ritonavir, rifabutina y griseofulvina.

- No se deben mantener relaciones sexuales con penetración hasta que no se tenga la siguiente regla, porque en caso de tener otra situación de riesgo no sería conveniente volver a tomar el tratamiento dos veces en el mismo ciclo menstrual.


Efectos secundarios a corto plazo
En algunas ocasiones pueden aparecer molestias derivadas del tratamiento como tensión mamaria, fatiga, náuseas, vómitos, dolor abdominal y dolor de cabeza. Estos efectos generalmente no duran más de 24 horas. La siguiente regla puede verse alterada o puede ser igual que siempre.

Efectos secundarios a largo plazo
Se desconocen. Teniendo en cuenta que es un auténtico bombardeo hormonal, no se puede descartar que en los próximos años se puedan ver casos aumentados de cáncer de mama, trombosis, infartos o accidentes vasculares cerebrales, como sucede con los anticonceptivos usuales, pero repito, esto sólo son hipótesis no confirmadas.

Consumo responsable
Como con cualquier otro medicamento, cuanto más se use, más posibilidades existen de padecer efectos adversos en el futuro. Por ello, no se debe convertir en el método anticonceptivo habitual sino en una excepción. Vale que no somos perfectos y, el que más y el que menos se puede equivocar alguna vez, vale, pero no seamos unos irresponsables tampoco.

Cuestiones de índole social y ética
• Hay personas que están en contra del aborto. Por consiguiente, es necesario informar que esta PDD puede ser abortiva (no está del todo demostrado, pero es muy posible). De esta forma, una mujer que no está a favor del aborto, lo debe saber para poder actuar en consecuencia.

• Si se hace un consumo irresponsable de este método, puede suponer una carga más para las mujeres. Se podría responsabilizar a las chicas de que no se queden embarazadas y podría darse un paso atrás en el uso del preservativo que, a todas luces, es el mejor método anticonceptivo, sobre todo para los más jóvenes, ya que no sólo tiene una enorme eficacia anticonceptiva sino que además protege de las enfermedades de transmisión sexual.

• La venta libre a menores de edad, también puede ser un motivo de disputa social. Le veo ventajas e inconvenientes. Por un lado, las menores pueden ser más fácilmente manipulables por su entorno para que usen este método como el principal o incluso único. Por otro, un embarazo no deseado en una niña de 14 años, aborte o no aborte, puede ser enormemente traumático.

En resumen: la PDD es una opción más, y de ello me alegro, por la gran cantidad de abortos que pueden evitarse, pero hay que usarla con juicio y responsabilidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola!! me parece una gran explicacion sobre este farmaco que me ha ayudado a conocer de una manera objetva todo lo relacionado con su utilizacion.
Estoy totalmente deacuerdo contigo, hay que utilizar la cabeza y consumirla en caso de emergencia.
Saludos

Anónimo dijo...

google law firm

Anónimo dijo...

google law firm